Obligaciones simplemente mancomunadas del artículo 825 del Código Civil y Comercial

En el ámbito del derecho civil, existen diferentes tipos de obligaciones que pueden surgir entre las partes involucradas en un contrato. Una de estas formas de obligación es conocida como “obligación simplemente mancomunada”. En este artículo, nos centraremos en las obligaciones simplemente mancomunadas establecidas en el artículo 825 del Código Civil y Comercial.

Las obligaciones simplemente mancomunadas son aquellas en las que cada deudor es responsable únicamente de su parte proporcional de la deuda. Esto significa que si hay varios deudores, cada uno de ellos es responsable de pagar solo una parte del monto total adeudado. Por lo tanto, si uno de los deudores no cumple con su parte, los demás no son responsables de su incumplimiento.

El artículo 825 del Código Civil y Comercial establece que “en las obligaciones simplemente mancomunadas, cada deudor responde de su parte proporcional, y el acreedor no puede exigir a ninguno más que el pago de la parte que le corresponde”. Esto implica que el acreedor solo puede reclamar a cada deudor su parte proporcional de la deuda, sin tener derecho a exigir el pago del total a ninguno de ellos.

Es importante tener en cuenta que las obligaciones simplemente mancomunadas difieren de las obligaciones solidarias. En las obligaciones solidarias, cada deudor es responsable del pago total de la deuda, por lo que el acreedor puede reclamar a cualquiera de ellos el pago completo. En cambio, en las obligaciones simplemente mancomunadas, cada deudor solo es responsable de su parte proporcional.

El artículo 825 también establece que “el pago hecho por uno de los deudores extingue la deuda respecto de los demás”. Esto significa que si uno de los deudores paga su parte proporcional de la deuda, la obligación se considera cumplida en relación con los demás deudores. Sin embargo, esto no exime a los demás deudores de su responsabilidad de pagar su parte correspondiente.

Es importante destacar que las obligaciones simplemente mancomunadas pueden surgir tanto de contratos como de otras situaciones legales. Por ejemplo, si varias personas son co-propietarias de un bien y tienen una deuda relacionada con ese bien, pueden estar sujetas a una obligación simplemente mancomunada.

En conclusión, las obligaciones simplemente mancomunadas establecidas en el artículo 825 del Código Civil y Comercial son aquellas en las que cada deudor es responsable únicamente de su parte proporcional de la deuda. El acreedor no puede exigir el pago total a ninguno de los deudores y el pago realizado por uno de ellos extingue la deuda respecto a los demás. Es importante comprender las diferencias entre las obligaciones simplemente mancomunadas y las obligaciones solidarias para evitar confusiones y conflictos legales.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio