Obligaciones con Cláusula Penal y Sanciones Conminatorias del Artículo 790 del Código Civil y Comercial Argentino

El Código Civil y Comercial Argentino establece en su artículo 790 la posibilidad de incluir en los contratos una cláusula penal, así como la aplicación de sanciones conminatorias en caso de incumplimiento de las obligaciones pactadas. Estas herramientas legales tienen como objetivo garantizar el cumplimiento de los compromisos asumidos por las partes involucradas en un contrato y proteger los derechos de las mismas.

La Cláusula Penal

La cláusula penal es una disposición contractual mediante la cual las partes acuerdan una pena o indemnización a pagar en caso de incumplimiento de alguna de las obligaciones pactadas. Su finalidad principal es compensar los perjuicios sufridos por la parte afectada debido al incumplimiento de la otra parte.

Es importante destacar que la cláusula penal debe ser establecida de manera expresa y precisa en el contrato, de modo que las partes tengan pleno conocimiento de las consecuencias económicas que implicaría su incumplimiento. Además, la pena establecida no puede ser desproporcionada o excesiva en relación con el incumplimiento que se busca sancionar.

En caso de que se produzca el incumplimiento de una obligación y se haya pactado una cláusula penal, la parte afectada puede exigir su cumplimiento o, en su defecto, solicitar una indemnización por los perjuicios sufridos. Es importante señalar que la cláusula penal no excluye la posibilidad de exigir el cumplimiento de la obligación principal, sino que actúa como una medida adicional de protección.

Sanciones Conminatorias

El artículo 790 del Código Civil y Comercial Argentino también contempla la aplicación de sanciones conminatorias en caso de incumplimiento de las obligaciones pactadas. Estas sanciones tienen como finalidad persuadir a la parte incumplidora a cumplir con lo acordado, evitando así la necesidad de recurrir a medidas judiciales.

Las sanciones conminatorias pueden consistir en multas diarias o periódicas que se imponen a la parte incumplidora hasta que cumpla con la obligación establecida. Estas multas tienen el objetivo de generar un incentivo económico para que la parte incumplidora se vea compelida a cumplir con lo pactado.

Es importante destacar que las sanciones conminatorias deben ser proporcionales y razonables en relación con la obligación incumplida. Además, su imposición debe ser solicitada por la parte afectada y aprobada por el juez competente, quien evaluará la situación particular del caso.

Conclusión

Las obligaciones con cláusula penal y sanciones conminatorias del artículo 790 del Código Civil y Comercial Argentino son herramientas legales que buscan garantizar el cumplimiento de los contratos y proteger los derechos de las partes involucradas. La cláusula penal permite establecer una indemnización en caso de incumplimiento, mientras que las sanciones conminatorias buscan persuadir a la parte incumplidora a cumplir con lo pactado.

Es importante contar con el asesoramiento de un profesional del derecho al momento de redactar un contrato y establecer cláusulas penales o sanciones conminatorias, para asegurarse de que estas disposiciones sean válidas y cumplan con los requisitos legales establecidos. De esta manera, se podrá contar con una mayor protección y seguridad jurídica en las relaciones contractuales.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio